viernes, 7 de mayo de 2010

Copa libertadores

Final no soñado

Nacional 0 - Cruzeiro 3




Luego de ser eliminados por el equipo brasileño ante un Parque Central repleto, no hay otra opción. Pensar en la final contra Peñarol. Y lo sabíamos: era difícil debido al papel que el equipo hizo en Belo Horizonte, pero la hinchada igual moría de ansiedad por darlo vuelta en casa, como marca la historia, y la esperanza.

120 minutos antes al encuentro, la avenida más larga de Montevideo, General Rivera, exhibía a miles de hinchas, y aunque la noche comenzaba a hacerse fresca, nada impedía los cánticos de los muchachos con la remera del bolso y el buzo entre los brazos mientras caminaban.

Algunos, principalmente adultos, optaban por ir haciendo la previa con la radio, y no temieron tampoco subir el volumen ante un ómnibus urbano lleno de tricolores rumbo a 8 de octubre. La mesa estaba servida.

En el Gran Parque Central, la euforia no puede ser más grande. El ingreso de Nacional es algo memorable, luces, fuegos, papeles, y un solo grito a los cuatro vientos: “tricolor, tricolor, tricolor”.

Pero hay ocasiones dónde lo deportivo supera a los deseos de un pueblo. El Cruzeiro convierte el primer gol, y el primer tiempo se lleva no sólo al visitante con un pie dentro de los cuartos de final, sino también se lleva toda nuestra desazón.

El segundo tiempo fue para el olvido. El segundo gol llegó como un rayo. Y con el las expulsiones y el tercer gol que desató un fenómeno más que interesante; hacer explotar definitivamente a la masa tricolor.

Cada noche que Nacional pisa su cancha, ya sea para salir victorioso, o para verse vapuleado como ayer, queda claro una cosa: Nacional, es mucho más que fútbol.



Y la gente hace su catarsis, y se une realizando mucho más que eso… fútbol. El deporte de cantar en multitud. Muchos gritan “ole, ole” ironizando ante el dolor, otros, callan. Pero todos acuerdan en algo; Un repertorio de canciones hace temblar el cemento de nuestra cancha para dejar bien en claro que a Peñarol hay que ganarle.


Y ese mensaje llegó al vestuario. "Ya está hermano, ya está, ahora a pensar en las finales, a descansar con la familia, y a responderle a la gente, a ellos les tenemos que responder", primeras reflexiones de un allegado en el silencioso vestuario tricolor. Regueiro, en conferencia de prensa, reiteró que sentía enorme desazón por no haber respondido a la gente, que copó el Parque, alentó, asumió la derrota, y se fue en paz. Saber ganar es de cuadro grande, pero saber perder con hidalguía es de gigante,


Y la referencia al espectáculo que brindó la gente fue -y será- largamente comentado. Los que lo vieron por T.V refieren a los comentaristas de Fox Sports, que no daban crédito al aguante de la gente, ante un partido totalmente partido.

Ya pasada la medianoche, el árbitro del partido, el argentino Federico Beligoy, fue abordado por una señora en la salida de la tribuna José Maria Delgado. En la calle Carlos Anaya no había más de diez personas. No quedaba nadie. La señora, burlando la custodia policial, se le acercó y le dijo: "Argentino, lo noté un juez poco localista, no nos cobró ni un foul dudoso, ningúna falta al borde del área". Lejos de no contestarle, Beligoy se le acercó, le puso una mano en el hombro, la otra en su corazón, y le susurró "Mire, desde que soy árbitro profesional nunca viví algo semejante a lo que sentí en la cancha esta noche en los últimos veinte minutos. Fue inigualable, el apoyo de esa gente a su equipo me lo llevó en el corazón".

www.nacional.com.uy


Acabo de volver del Parque... y siempre en este tipo de situaciones es en las que mas quiero escribir y tratar de expresar lo que siento por Nacional.

Perdimos, fueron mas, no hay excusa, también es cierto que no me gusto mucho perder de esta manera... pero saben que? Cada día, cada segundo, cada partido agradezco mas y mas el ser hincha de Nacional... gracias viejo, gracias vieja!!!.
No puedo estar mas orgulloso de mi, de vos, de aquel. Porque estoy en cierta medida orgulloso de todos (o casi todos)... Porque vale el que aplaude y alienta (que por suerte fueron la mayoría) pero vale también el que putea, porque tiene bronca, porque tiene sed... sed de victoria.

Pero no se pudo, pero se podrá, porque la historia manda, siempre fue así y siempre lo sera y si hay alguien que tiene historia, ese es Nacional. No me pongo en el papel de somos los mejores de la historia (que lo somos) pero mira que hemos vivido cosas, que hay historias, hazañas, hechos... no se son tantos que no entran en este mail.

Inventamos la palabra hincha, el termino "morir por esta camiseta", el tranque con la cabeza... y estas son solamente algunas de las cosas que me vienen a la mente a la 01:30 de la mañana.

Soy feliz, de tener a estos jugadores, a estos directivos, a este técnico. Hoy lo insultaron, ayer lo aplaudieron, mañana lo olvidaran...Saben porque... porque hasta el ídolo mas grande es olvidado en algún momento, lo que no se olvida es la pasión, el sentimiento, la lágrima de bronca o la piel erizada de emoción...



Hoy mire a la gente, sus reacciones, casi todas valederas, pero sabes que... somos diferentes, sin duda que lo somos.
Espero que cada día que pase, la gente de Nacional este mas y mas unida, porque a Nacional lo hace grande su gente!!!! y además de ser un excelente eslogan, es una gran verdad!!. Quien hace grande a Nacional sino nosotros?? sin nosotros Nacional no es nada, nosotros somos Nacional y Nacional es nosotros. Sigamos todos juntos remando por esto, apoyándonos, puteando también, pero respetando a Nacional que somos nosotros y de esa manera nos estaríamos respetando a nosotros también.

Ahora se vienen las finales, sigamos haciendo la diferencia, sigamos siendo diferentes, demostremos lo que somos.

Mas que nunca SALUD TRICOLORES.




Y estoy mas que nunca comprometido con la causa A NACIONAL LO HACE GRANDE SU GENTE.

P.D.Hoy mi viejo me dio la alegría de hacerse socio de Nacional, ese que me hizo hincha del mas grande, dejo su orgullo de lado y se unió a la causa.. hasta una lágrima se me cayó...
Juntos, unidos... SIEMPRE

Martin Ciappesoni

No hay comentarios: